Etiquetas

, , , , , , ,

Las manos de cada ser humano son como las terminaciones energéticas de nuestro cuerpo y con las cuales acostumbramos a conectarnos con el resto del mundo sin darnos cuenta que en cada contacto recibimos y dejamos energía.

Los ejercicios básicos para lograr controlar esta energía es la siguiente:
Deja posar las manos de manera delicada y relajada un rato. Estiran los pulgares y haz un círculo, ese es el círculo vital que va hacia el exterior. Se hace como si se esculpiera una bola con los pulgares y se saca toda la fuerza por los mismos.

La base de los pulgares comienza a calentarse y en ese momento las subes hacia ti y así la energía volverá a ti, mientras más estirado estén los pulgares mejores resultados obtendrás, debes pasarla por todo tu cuerpo de arriba hacia abajo. Esto te da la fuerza. Para finalizar apoya la mano en una superficie plana y apoya los demás dedos y los movimientos de los pulgares deben disminuir lentamente.

Vamos a jugar ahora con el intelecto. Conectamos el índice con la tierra y señalamos a personas imaginariamente, con el dedo recto y sacudiendo la mano como dirigiendo un rayo mientras decimos: “Me abro y siento que abro mi intelecto hacia el mundo, que subo hacia el cielo del intelecto”

Utiliza ahora la imaginación y ayudo a mi dedo índice a que esa energía llegue más lejos, y en cada movimiento soplamos diciendo: “Vuelvo, y comienzo a producir viento, aire, cada vez más fuerte. Soplar. Lanzo la tempestad, grande. Más lejos, más lejos, a millares de kilómetros”

Ahora vamos a trabajar la fuerza del corazón con el dedo del medio, Sin bajar el índice. Este dedo ha sido identificado como el dedo sexual, sucio, que insulta, etc., pero para nosotros es el dedo fuerte del corazón. Se hace lo mismo, se abre lo máximo posible, una proyección igual que en el índice. Y ahora, pon un poco de viento (soplar) vamos a visualizar una llama para crear un fuego cada vez más grande hasta incendiar la galaxia e incendiarlo todo, diciendo: Crece lo que sale del corazón, crece fuego, agrándate fuego y llega al espacio y cubre la galaxia”. Vamos lentamente agrandando el pequeño fuego. Después baja el índice y continúa con el otro en llamas, para provocar el incendio y dices: “Es el fuego purificador del amor, se purifica todo lo que está polucionado, la tierra, los otros. Incendiar el universo, hacer crecer las estrellas. Y ahora calmar el fuego”

No sé si te das cuenta de que estamos construyendo unas manos de potencia. Es así como construimos la mano, porque cada quien la potencia a sus dedos. Son manos de mago, manos de poder.

Ahora vamos al dedo del sexo, que es un dedo generador, dulce, en la tradición el sexo es utilizado por el dedo más suave. Es el agua, pero el agua generadora, agua del océano, agua de los ríos. Es la energía sexual del cosmos, la kundalini, prana, todo eso, pero es algo dulce, no agresivo. Y va a producir y producir y de ti va a manar esa agua azul de la Estrella del Tarot. Es agua que tú repartes, suavemente y sin tensionarlo mucho los estiras y dices: “Agua generatriz, agua bendita, y la pones en toda la materia, en todas las emociones, en todos los pensamientos. Que purifica, que limpia, que se acumula, que brota. Siente la potencia de la reproducción, de la creatividad, del alimento espiritual.”

Posterior mente tocas con éste dedo la punta del pulgar haciendo un ángulo recto. Porque son tan fuertes y están bien apoyados estos dedos sintiendo que entre ellos pasa energía, y después añades el índice y el del medio y por último, el dedo de la materia, el pequeño, y el dedo de la consciencia.

Visualiza que de tu mano sale el huracán que has hecho, y añades ese fuego, y añades esa agua dulce y así se unen los tres principios, con esta base que lo sostiene todo, tu mano, y dices: “Forma y consciencia” mientras mueves tu mano, tratando de comprender todo eso al mismo tiempo. Y tus manos lo sienten así.

Para finalizar haces varias respiraciones profundas y lentas con los ojos cerrados y vas aflojando la mano lentamente. Posteriormente haces lo mismo con la otra.

Mientras más lo practiques, más dominio tendrás sobre la energía que contienen tus manos.