Etiquetas

, , , , , , ,

Imagen

En una entrega anterior, hablamos de manera general de los niños y adultos índigos, ahora también tenemos también los niños y adultos cristal que son otra modalidad, por decirlo de alguna manera, presente en nuestros tiempos y con una misión específica.

Representan el próximo paso en la evolución humana. Ellos siguen a los Niños y adultos Índigo. Su misión es completar el trabajo empezado por los Índigo. Donde los Niños y adultos Índigo son “Destructores de Sistemas”, y vienen a desmantelar y remover las viejas y limitantes formas de pensamiento, los Niños y adultos Cristal han venido a comenzar el proceso de renovación y reconstrucción.

La Misión Primaria de un Niño o adulto Cristal es enseñar las formas de Vida Multi-Dimensional en Armonía, Paz y Amor. Ellos han venido a enseñarnos cómo vivir Vidas Capacitadas. Ellos han venido a ayudarnos a reconectarnos con las energías de la Divinidad Femenina. Ellos representan el futuro camino de la Raza Humana

Y uno de sus regalos más mágicos para nosotros es que ellos están sirviendo como catalizadores para nuestra evolución. Muchos Niños y Adultos Índigo están transicionando hacia el estado Cristal con la ayuda del “empuje” energético que proveen los Niños y adultos Cristal por su mera presencia en la Tierra en este tiempo. Ellos están, junto con los Niños y adultos Índigo, ayudando a “dar fuerza” al proceso de Ascensión del Planeta Tierra.

También son extremadamente sensibles. Un Niño o adulto Cristal no sólo es capaz de leer los registros del alma de una persona, sino también “recoger” y sentir todas las tensiones sin resolver e iras que una persona pueda estar cargando en el nivel subconsciente. Es por esto que los Niños o adultos Cristal son tan sensibles a sus ambientes.

Los Niños Cristal tienen muchos “dones especiales” que se derivan de sus habilidades multi-dimensionales. Ellos tienen la habilidad, como se mencionó anteriormente, de leer los campos de energía de las personas. También tienen la habilidad de comunicarse telepáticamente, tanto entre ellos como con los padres.

Los Niños y adultos Cristal están muy conectados a su grupo par de conciencia. Ellos se apoyan y se ayudan mutuamente en los planos sutiles. Esto también es auténtico, hasta cierto punto, de los Niños o adultos Índigo, pero es mucho más pronunciado con los Cristal. Puesto que nacen con una completa conciencia del Chacra del Corazón, son capaces de conectarse con su conciencia de grupo y “canalizar” información. Es por esto que a veces ellos no hablan hasta que tienen alrededor de cuatro o cinco años. No tienen necesidad para hablar, ya que reciben información de otras maneras. Es sólo cuando comienzan a socializar fuera de casa que comienzan a entender la razón del discurso verbal con aquellos que no son telepáticos.

Muchos Niños o adultos Cristal también nacen con otras habilidades Psíquicas, que van desde telequinesia a la habilidad de “leer” un libro sin abrirlo. También se dice que son capaces de curarse a sí mismos y efectuar cambios físicos en sus cuerpos a través del poder de sus mentes. Sin embargo, este tipo de dones no son la razón principal para su encarnación. Tales dones psíquicos son inherentes en todos los humanos, si tan solo sabemos cómo acceder a ellos, y los Niños o adultos Cristal nos enseñarán. Lo que es importante para ellos es que nos facultemos con poder a nosotros mismos y aprendamos a acceder al Chacra del Corazón y actuar desde un conocimiento de conciencia de unidad y amor.

Los niños o adultos cristal deben ser ayudados a aprender a compartir en grupos, por su tendencia al aislamiento, lo que los puede llevar a depresiones.

Son extremadamente sensibles a todo su medioambiente: sonido, colores, emociones negativas, olores, comida, productos químicos, la ropa que visten, la violencia, la conciencia de grupo, las frecuencias electromagnéticas, destellos solares.

Tan sensibles, que son profundamente vulnerables. Por este motivo pueden desarrollar una personalidad aparentemente fuerte y agresiva que les protege del exterior.

Necesitan pasar tiempo en soledad, no viven bien en grupos pues pocos entienden su necesidad de soledad. Cuando no se respeta su soledad, se desequilibran y pierden la conexión con su Ser, que es la orientación que les mantiene unidos al TODO.

Deben entrar en comunión con la naturaleza y los elementos diariamente.

Simplemente no entienden “La inhumanidad del Hombre hacia el Hombre”, guerra, avaricia, codicia, pueden sentirse fácilmente abrumados por todo eso.

Retraerse, desconectar, protegerse si la vida es demasiado intensa. A menudo piensan que esta existencia temporal es excesivamente dura y no consiguen entender el sentido de estar aquí, aunque es entonces cuando recuerdan que ALGO les pidió su ayuda.

Incluso aunque normalmente son tranquilos, otros los admiran y se sienten atraídos por ellos como un imán. Tendrán profundas y largas relaciones con humanos que les ofrecen el amor incondicional que los Cristal saben que es el único amor verdadero.

Cuando un Cristal te mira, es como si hubiera penetrado dentro de tu alma. No es como sí, es que penetra dentro de tu alma.

Realmente necesitan muy poco de la crianza tradicional pues como son gentiles, prudentemente son capaces de decirte lo que necesitan, lo que es bueno o lo que no es bueno para ellos. Cuando son pequeños pueden decir “yo no puedo beber alcohol ni tomar drogas” y nunca las tomarán. La educación tradicional está fuera de sus esquemas.

A menudo evitan multitudes o centros comerciales. Demasiadas energías diferentes. No son amigos de visitar lugares donde se aglomeran las personas. No encuentran el sentido de hacerlo y las energías existentes les desequilibran sobradamente hasta el punto de tener que alejarse.

Sienten un amor profundo por los niños y los animales.

El agua es muy beneficiosa para limpiarlos y calmarlos: baños, duchas, cascadas, fuentes, lugares con agua y arenas.

Extremadamente empáticos, hasta el punto de saber lo que un desconocido está sintiendo. Para ellos saber y sentir lo del otro es tan fácil como sentir y saber lo suyo.

Miedo a intimar, se sienten invadidos muy fácilmente, no respetados. Prefieren estar solos que tener su “espacio personal corporal” descuidado.

Hay una inocencia, una falta de malicia, una pureza, debidas a la ausencia de ego en los Cristal.

Pueden necesitar ayuda para aprender a conectar con su energía. Lo pueden hacer a través de actividades físicas, naturaleza, deportes, artes marciales, yoga o baile.

Pueden desbaratar aparatos eléctricos, radios, televisores, ordenadores…

Se abstienen de mostrar emociones por miedo a su amplificación y pérdida de control, por eso pueden parecer impasibles o sin sentimientos. Son tan respetuosos con sus sentimientos como con los de los demás, así que comprenden el dolor que produce herirlos.

Listos, ven todas las posibilidades con un entendimiento instintivo de las leyes espirituales y de cómo funciona todo. Son capaces de tener una comprensión global de los acontecimientos hasta tal punto que si lo contarán parecerían locos.

Tienen una conexión limpia con el yo superior, accediendo naturalmente a su guía superior, por esto saben la verdad de la Unidad espiritual. Es su estado natural, básicamente.

Sanadores y pacificadores natos. A menudo tienen profesiones que son espirituales de ayuda o servicio.

Con muchas habilidades. Muchísimas, tanto en el ámbito personal como en el profesional, hacen de todo y casi siempre muy bien.

Pueden ser personas de muy pocas palabras, pero todo el mundo escucha cuando tranquilamente expresan su sabiduría con humildad.

Algunos consejos para disfrutar estar con un Cristal:

- Entrégueles mucho amor y apoyo incondicional.

- No les hable como si fueran niños pequeños, respete su proceso de crecimiento.

- Trátelos con respeto y entendimiento. Respete su personalidad introvertida y no lo presione a hacer cosas que lo hacen sentir obligado.

- Acompáñelo y conténgalo en sus momentos de melancolías sin motivos aparentes

- Potencia sus habilidades artísticas, le ayudarán a su equilibrio interno.

- Reciba el amor incondicional que entrega un niño cristal. Respete sus gustos de alimentación.

- El agua es una terapia de relajación y armonización para ellos, disfruten juntos la hora del baño.