Etiquetas

, , , , , ,

Imagen

Aries: Se entienden desde el primer momento y pueden ser el uno para el otro. Los dos son muy activos y se apoyan mutuamente. Géminis cumplirá con el ritual de halagar su vanidad, si lo merece.

Tauro: Coinciden en algunos puntos en lo espiritual y tal vez en lo sensual. Géminis se desespera por la lentitud del Tauro, su terquedad y fanatismo exasperante. Es mejor que sean amigos.

Géminis: Dos Géminis pueden llevarse bien o chocar estrepitosamente, aunque pueden convivir pacíficamente si existe respeto entre ambos y eligen campos diferentes de acción.

Cáncer: Pueden coincidir únicamente en metas espirituales. Géminis no soporta los celos ni las exigencias de este signo de agua tan absorbente. Terminarían odiándose tiernamente.

Leo: Signos compatibles, pero muy diferentes. A Géminis le tocaría aplaudir mientras el león se pavonea orgullosamente. Si Géminis se enamora de verdad y lo admira, la relación es productiva.

Virgo: Son tan diferentes como el día de la noche. No se recomienda una relación amorosa de ninguna clase, pero pueden ser amigos toda la vida. Convivir es diferente. No lo recomendamos.

Libra: Relación armoniosa y exitosa. Se entienden, se aman y se soportan con gusto porque los dos se admiran mutuamente y tienen las mismas metas. Adelante.

Escorpión: Existe una rivalidad intelectual entre los dos y se atacan con crueldad con puyas y sarcasmos. A menos que sus respectivos ascendentes congenien, no se arriesgue.

Sagitario: Se complementan uno al otro y pueden ser intensamente felices o desdichados. Recuerde que Sagitario ocupa la casa de los enemigos declarados y del matrimonio.

Capricornio: No tiene nada que ver el alegre Géminis con este signo serio y tormentoso. La única posibilidad sería que sus ascendentes fueran afines. Mejor aléjese cuanto antes.

Acuario: Bella relación, tienen intereses comunes y se divierten uno al lado del otro. Sexualmente existe una gran atracción. Se darán la libertad necesaria para ser felices.

Piscis: Se repelen y se atraen de vez en cuando, pero no están hechos el uno para el otro. Conserven su amistad, porque los dos tienen espíritu de servicio. Pero de amor, ni hablar.