Etiquetas

, , , , , ,

Soñar con demonios, con el diablo o cosas que creemos “satánicas” no es algo positivo. Generalmente son pesadillas que nos atormentan y hacen sentir miedo o sensaciones malas.

Tampoco anuncia nada bueno, no quiero decir con esto que anuncie cosas malas, pues no tendría nada de raro que soñemos con un demonio si vimos durante el día una película de vampiros (por ejemplo). Tenemos que asociar también que tanta importancia le damos en nuestra vida al tema espiritual (dios – demonios), pues de todas maneras tiene un significado diferente en alguien creyente el soñar con un demonio que para alguien no creyente.

En términos generales, soñar con demonios, con el diablo, cosas satánicas, con fantasmas, etc. Muestra que existe un problema con nuestra tranquilidad emocional.

No es habitual soñar con “El Maligno” o El Diablo, directamente, pero si y sobre todo en nuestra niñez, con sus formas menores, demonios de lo más variopintos que aterran nuestra vigilia. El recuerdo de estos sueños es tan impactante, que hay personas que preferirían no soñar o no recordar estos sueños.

Los demonios representan nuestros miedos, nuestra inmadurez, nuestra mala conciencia ante alguna acción, comentario, como si el demonio viniera a castigarnos a darnos nuestro merecido.

Dependerá de nuestras creencias religiosas, por supuesto. De que si creemos o no, aunque siempre hay un bien y un mal y este segundo está representado aquí muy bien.

El significado puede variar si el diablo estaba dentro de uno mismo o éramos perseguidos por estos.

Nos puede avisar que estamos actuando, encaminándonos, por el mal camino, será muy importante la actitud que adoptemos ante él o ellos, la culpa que tengamos o las ganas de venganza.

Si llegamos a entender de qué tenemos miedo, podremos enfrentarnos de alguna manera a este y estaremos dando una gran avance para que desaparezca estas pesadillas y a la vez en nuestras vidas.

Nos hace regresar en cierta medida a nuestra etapa de la infancia, pero al regresar a ella, quizás conlleve arrastrar también nuestros miedos o demonios no resueltos.

Dependerá mucho de nuestras ideas y enseñanzas religiosas. Como estén arraigadas en nuestra mente. La iglesia en cierta medida ha manipulado la imagen del mal, del diablo, en la que gran parte de las satisfacciones del ser humano eran consideradas como pensamientos y hechos impuros, por lo que veía negativo el disfrute del sexo, si este no era para el único fin a su parecer la procreación y dentro del matrimonio. Por lo que muchos de estos sueños, tenemos que buscarle también su significado sexual. En la antigüedad la fecundidad, el sexo estaba personificado por la imagen de un macho cabrio. El cristianismo le adjudicó este perfil al la figura del diablo

Terrores nocturnos desde la infancia, miedo a la oscuridad, a lo desconocido, desaparecerán si objetivamente aceptamos que la noche sólo sigue al día, que lo que nuestros ojos no perciben no tienen porqué asustarnos ni atormentarnos, asignaturas que no aprobamos en nuestra infancia o si esta ha sido estricta respecto a los temas religiosos.

Sueños más frecuentes y sus significados:

Soñar con un demonio en general refleja que se esta llevando una vida inmoral en algunos aspectos, o que algo nos hace tener cargos de conciencia moral.

Ahora podemos ver a un demonio en diferentes acciones en nuestro sueño:

Si estamos peleando con este, quiere decir que queremos hacer cosas casi imposibles en nuestra vida, que nos producirá trastornos y perdidas.

Si vemos al diablo sonriente quiere decir que estamos involucrándonos en cosas peligrosas, deshonestas y/o arriesgadas.

Si vemos al diablo rico y poderoso es presencia de pobreza.

Si vemos al diablo como un músico, es presencia de vicios y degeneración.