Etiquetas

, , , , , , , , ,

Los baños energéticos nos ayudan a cargarnos de energía en aquellas situaciones en las cuales no solo sentimos un gran desgaste físico sino también emocional.

Esta sensación puede ser causada por stress o incluso por alguna situación de shock emocional a la cual nos hayamos tenido que enfrentar. Básicamente la finalidad de los baños energéticos es que cambiemos la energía negativa por la positiva, y en aquellos casos en donde se nos ha agotado la energía por completo, nos ayudan no solo a restaurarla sino también a mantenerla.

Existe un tipo de energía que es nociva para los cuerpos físico, mental, emocional y espiritual de las personas. Se adhieren a nuestra ropa, a nuestro cuerpo y se puede propagar en nuestros espacios.

Estas fuerzas son procedentes de personas negativas con las que estuvimos en contacto, de los lugares públicos que visitamos, de los medios de transporte en los que viajamos, de nuestra oficina, de la calle, de un negocio.

Cada cierto tiempo, aunque lo ideal es que sea frecuentemente, debemos tomar un baño que nos limpie de dichas energías. En ellos influye de manera relevante la aromaterapia y existe una fragancia especial para cada caso. Aquí daremos algunas:

Algas: Favorece el aumento de concentración y genera interés sobre las actividades de tipo intelectual.

Aloe Vera: Descongestiona todo el campo energético y suaviza la piel, eliminando toxinas.

Avena y Miel: Desintoxica después de una jornada de intensa actividad y suaviza el ánimo, preparando a la persona para recibir amor.

Cacao: Da vigor, fuerza, poder. En la persona produce sensualidad, bienestar, favorece las buenas relaciones y éxitos en lo que se emprenda.

Coco: Limpia los efectos negativos a los que se haya estado expuesto. Ayuda a contactarse con lo divino.

Fresa: Da alegría, limpieza etérea-mental, Amansar y endulzar a las personas, tanto para el amor como para la amistad.

Lavanda: Ayuda a los procesos de limpieza y purificación interior, ya que libera el aura magnética personal y se utiliza para descargar energías negativas, incentiva el pensamiento positivo, tranquiliza y relaja, ahuyenta la depresión, la tensión y la ansiedad.

Limón: Despeja y refresca la mente, tiene un efecto antidepresivo y actúa favorablemente sobre el sistema inmunológico. Limpia el ambiente y lo purifica. Clarifica la mente analítica, dando entendimiento, levanta el ánimo disipando los pensamientos negativos.

Mandarina: Es calmante, revitalizante y tonificante. Contribuye,  a mejorar la circulación y, también resulta efectivo en casos de insomnio y tensión nerviosa.

Manzanilla: Ayuda a disminuir el dolor y el enojo, tranquiliza personas irritables y nerviosas. Excelente para personas nerviosas que no pueden conciliar el sueño.

Naranja: Neutraliza miedos frente a situaciones nuevas y actúa como antidepresivo, baja tensiones nerviosas y alivia shocks emocionales. Purifica, atrae el amor, la suerte, el dinero.

Rosas: Inspira sentimientos de paz y felicidad, nos ayuda a sentirnos bien en nuestro cuerpo eliminando las dudas sobre nuestro aspecto y atractivo. Calma las disputas domésticas. Dispone a la nobleza de espíritu.