Etiquetas

, , , , , , ,

dragon de fuego

Para el día de hoy las energías estarán a cargo de “El Dragón de Fuego” que pertenece a la corte de verano. Estos dragones de fuego son reptiles con la apariencia de ese animal mitológico, cuello sinuoso, alas de murciélago y enormes mandíbulas.

Representan a elementales ígneos semejantes a las salamandras, y aunque no se ven muy bien poseen excelente olfato. Son astutos y maliciosos, exhalan fuego de la boca y guardan tesoros.

Los espíritus elementales del fuego recibieron la denominación de volcanes o salamandras, y suelen ser representados como los pequeños animales del mismo nombre o como dragones diminutos.

Cuando los Dragones de Fuego aparecen determinando un día indica cambios de energía, las cuales serán incansables debido a grandes deseos de cambio. Es posible que se anuncien nuevos objetivos, metas o proyectos los cuales generarán nuevos ciclos de energías creadoras, de innovación, invención, inspiración, dinamismo y pasión.

Sin embargo, esta carta también tiene su lado negativo y nos hace reseña de que cualquier cosa que se inicie en base a la mentira o la falsedad no serán concluidos con éxito.

Trabajar con el Dragón de Fuego.

Las salamandras o dragones de fuego gobiernan este elemento. En la magia, el fuego se haya relacionado con la pasión, la creatividad, la purificación, el espíritu y la energía. Si necesitas actuar en estos sectores de tu existencia, tal vez requieras la ayuda de los elementos ígneos.

Prepara una combinación de un pellizco de sabia de drago, dos cucharaditas de aserrín de roble, 3 de resina de incienso, media cucharadita de canela en polvo y unas gotas de aceite de naranja. Su combustión atrae a los elementales del fuego.

Proclama: “Señores del fuego, os imploro que acudáis y me ayudáis en mi tarea” cierra los ojos y relájate.

Imagina que te hayas en el medio día del solsticio de verano, el sol quema y deslumbra y color asfixiante se cierne sobre la tierra, de la calina surge el elemental del fuego, repara en su aparición y manifiéstale tu nombre, solicita su intervención con tus poderes intuitivos y tu necesidad de cambio para transformar tu espíritu, pídele que te muestre cómo es posible ese empeño, da las gracias al elemental y retorna a la consciencia de vigilia.